enesfrru
Home > Información Práctica para Navegar > Avituallamiento a bordo: guía completa para planificar los alimentos en un barco de alquiler
El avituallamiento en un barco de alquiler

Avituallamiento a bordo: guía completa para planificar los alimentos en un barco de alquiler

 

¿Te gustaría saber cuántos alimentos puedes llevar en un barco de alquiler y cómo planificar el avituallamiento a bordo?

Aunque a veces no se le suele dar la importancia que realmente tiene, el correcto avituallamiento en una embarcación de alquiler es más importante de lo que a primera vista puede parecer.

Primero hemos estado ocupados en pensar donde queríamos ir, después hemos estado ocupados en estudiar las cartas y las guías náuticas de los lugares escogidos: distancias, visitas aconsejadas, fondeaderos, etc.

Sin embargo no siempre le dispensamos la debida atención a planificar los alimentos que deberemos llevar a bordo. No se trata de aparecer el día que nos entregan el barco de alquiler y desplazarnos hasta el supermercado más próximo para comprar lo primero que encontramos. Un poco de planificación previa nunca estará de más y para ello el plan de nuestro crucero ha de estar muy claro.

Espacio de estiba disponible

Lo primero que tenemos que hacer es conocer el barco que nos ha alquilado la compañía de charter, aunque solo sea por catálogo, para saber de cuanto lugar de estiba dispondremos. Todos los barcos tienen una serie de limitaciones que debemos conocer para actuar en consecuencia. Básicamente son limitaciones de espacio, no solo para guardar provisiones, sino también para trabajar en la cocina.

 

Avituallamiento de un barco de alquiler
El espacio de estiba disponible para el avituallamiento en un barco de alquiler es un elemento importante que se tiene que tenr en cuenta.

 

Planteamiento general de las vacaciones

Empecemos por el avituallamiento. Para decidir qué comida debemos embarcar, es imprescindible conocer el programa del viaje náutico que queremos emprender y para ello hay que hacerse algunas preguntas previas. Cuantos seremos? Adónde vamos? Qué plan tenemos previsto? El número de personas a bordo tiene una incidencia directa en las cantidades de comida que debemos embarcar, pero también influyen, y mucho, los lugares de destino y el planteamiento general de las vacaciones.

Es evidente que no necesitarán el mismo avituallamiento dos barcos con cuatro personas a bordo cada uno durante dos semanas si uno piensa llegar pronto a una marina y solo dejar el amarre un rato cada día para ir a bañarse a una cala cercana, y el otro intenta estar el máximo tiempo posible sin tocar puerto intentando conocer todos los fondeaderos de la zona.

En el primer ejemplo, la tripulación siempre tendrá a mano comercios para abastecerse a diario, además de restaurantes donde comer o cenar para conocer la gastronomía de la zona. Las necesidades de provisiones a bordo se limitarán por tanto a bebidas y aperitivos además de lo necesario para desayunar y quizás para hacer algún bocadillo por si se alarga el momento del baño y les coge el hambre antes de volver a puerto. En definitiva, esta tripulación no deberá preocuparse mucho del avituallamiento mientras tenga provisiones suficientes para realizar su travesía hasta el puerto de destino.

De todas formas, nunca estará de más pensar un poco en nuestras futuras necesidades, aunque sólo sea por una cuestión de comodidad y de precio. Lo primero, porque suele ser más cómodo comprar en nuestro supermercado habitual y cargar la compra en nuestro coche y llevarlo todo hasta pie de barco, que tener que hacerlo en un puerto desconocido y tener que buscar transporte para llevarlo hasta el amarre. Si nuestra opción ha sido alquilar un barco en el extranjero, deberemos informarnos antes de las posibilidades de compra cerca del puerto escogido y, en cuanto al precio, ya sabemos que los lugares turísticos suelen ser bastante más caros.

En el otro extremo, si queremos ir dos semanas a la aventura en búsqueda de un contacto más profundo con la naturaleza, haremos bien en embarcar desde el inicio las provisiones no perecederas que podamos necesitar durante nuestra estancia a bordo además de las provisiones perecederas de los cinco o seis primeros días según la capacidad de la nevera que disponga el barco.

La inmensa mayoría de marineros que alquilan barcos, se mueven entre los dos extremos. Normalmente para ellos, las vacaciones a bordo consisten en una combinación de algunos días fondeados en una cala que se alternan con noches amarrados en un puerto con todas las comodidades que esto comporta. Estos días se aprovechan para avituallar de nuevo, baldear la cubierta, llenar los tanques de agua y enchufarse a la corriente para cargar las baterías a tope. En este tipo de programa, los desayunos y los almuerzos se suelen hacer a bordo, mientras que por las noches se suele cenar en tierra para descubrir la gastronomía de los lugares que se visitan.

Alimentos necesarios a bordo

Con estas ideas podemos ir concretando lo que vamos a necesitar. Por una parte, necesitamos unos productos que serán la base de alimentación de estos días, arroz, patatas, legumbres y pasta. Una primera aproximación nos indicará cuántos menús haremos con cada uno de ellos, lo que ya nos dará una idea de las cantidades que necesitamos comprar. De todas formas, son productos que podemos conseguir con cierta facilidad en casi todas partes, incluso a una distancia razonable de los fondeaderos relativamente aislados. Después hay que pensar las cantidades de los complementos que mezclaremos con estas bases, y aquí es donde tienen su función las latas, aunque últimamente tienen mucha competencia de productos envasados de distintas formas, al vacío o no.

Y tú, ¿Cómo planificas el avituallamiento a bordo?

En un próximo artículo abordaremos qué y cómo comer a bordo.

Sergi Alós
Para

TopSailingCharter