enesfrru
Home > Información Práctica para Navegar > El fondeo de un velero de alquiler
Proa limpia con fondeo claro
Una proa limpia y ordenada, con el fondeo claro, es imprescindible para evitar problemas.

El fondeo de un velero de alquiler

 

Si vamos a alquilar un velero sin patrón, una de las cosas que debemos revisar imperativamente antes de emprender nuestras vacaciones, será el fondeo.

Indistintamente del tipo de ancla que lleve el barco, de la cadena y del sistema de elevación y fondeo, toda la maniobra deberá estar bien mantenida, cuidada y clara. No debemos olvidar que el fondeo, además de permitirnos pasar unas horas muy agradables de baño y relax en una cala, también puede ser el último recurso que nos quede a bordo cuando todo falla y la costa está cerca. Al alquilar un velero, además de otros chequeos, debemos someter todo el sistema de fondeo a un repaso de funcionamiento, estado de sus uniones y estado de seguridad de todas las piezas que lo componen.

El pozo de anclas

Debe estar claro y limpio, con tapa y, por supuesto, con un buen imbornal de desagüe que debe estar siempre limpio con la función de vaciar el agua que suba de la cadena, la que entre por su tapa o la que introduzcamos nosotros cuando después de cada fondeo le demos un aclarado de agua dulce con la manguera. Las algas, el limo, la arena o el barro que suben con la cadena después del fondeo pueden obstruir fácilmente el imbornal de desagüe, haciendo que conserve el agua más tiempo del deseado o que no la vacíe en absoluto, con el consiguiente deterioro del pozo y de su protección interior. Con mayor motivo, si nuestro molinete de anclas está dentro del pozo o bajo su tapa, deberemos cuidar este aspecto para que la humedad provocada por el agua acumulada no afecte a sus componentes eléctricos por muy bien protegidos que estén.

Revisaremos minuciosamente la unión de la cadena con un cabo bien dimensionado a un cáncamo solidario al mamparo del pozo. Este cabo nos servirá para no perder todo el fondeo en caso de largar toda la cadena y, si hay una emergencia, porque hemos enrocado o nos falla el molinete y no podemos izar a mano, simplemente cortando el cabo conseguiremos desprendernos de todo el conjunto. Si tuviéramos que llegar a este extremo, atar una defensa al extremo de la cadena nos puede ayudar a recuperar todo el fondeo abandonado en otro momento sin poner en peligro el barco y a toda su tripulación.

El molinete

Hoy en día, la práctica totalidad de las embarcaciones de alquiler, sean de vela o motor, disponen de un molinete eléctrico de fondeo para hacer más cómoda esta maniobra y para no poner en riesgo manos, riñones y espalda en cada fondeo. Una precaución imprescindible que deberemos tomar antes de cada fondeo es la de tener el motor (o motores) en marcha. Los molinetes eléctricos, debido al gran esfuerzo que realizan cada vez que tienen que izar o arriar el ancla, consumen mucha energía y ponen en riesgo la carga de las baterías, que nos pueden dejar sin poder arrancar el motor cuando queramos zarpar. De todas formas, en la actualidad, la mayoría de barcos tanto de vela como de motor llevan incorporado un sistema de seguridad que no permite utilizar el molinete si el motor no está en marcha. Si el molinete va equipado con un mando a distancia con cable, este deberá quedar en un sitio seco y protegido, para asegurarnos que siempre estará en buen uso. Su enchufe exterior deberá permanecer bien tapado y protegido del agua para que no se oxiden las conexiones. Finalmente los botones de cubierta deberán contar asimismo con sus protecciones de goma en buen estado.

La cadena

La siguiente tabla nos puede ayudar a tener una idea muy aproximada del tamaño y la cantidad mínima de cadena que tenemos que llevar a bordo según la embarcación.

Tabla aproximada de referencia:

Desplazamiento del barco Peso mínimo del ancla Diámetro del grillete Diámetro de la cadena Diámetro del cabo
800 kg 6 kg 8 mm 6 mm 10 mm
1.000 kg 8 kg 8 mm 6-7 mm 10 mm
2.000 kg 10 kg 10 mm 8 mm 14 mm
3.000 kg 12 kg 10 mm 8 mm 14 mm
4.500 kg 14 kg 10 mm 10 mm 14 mm
8.000 kg 16 kg 12 mm 10 mm 18 mm
12.000 kg 20 kg 12 mm 10 mm 18 mm
16.000 kg 24 kg 16 mm 12 mm 22 mm
20.000 kg 34 kg 16 mm 14 mm 24 mm
30.000 kg 40 kg 16 mm 14 mm 24 mm
+ 30.000 kg 60 kg 18 mm 16 mm 28 mm

En la actualidad todas las cadenas suelen ser galvanizadas e imperativamente han de ser calibradas si pasan por un molinete eléctrico.

Los grilletes

El grillete que une el ancla a la cadena debe estar bien calculado, en función del diámetro de la cadena y el tonelaje del barco. (Ver cuadro anterior). Si es de inferior diámetro que la cadena (cuidado con el acero inoxidable que tiene diferente resistencia que el acero), éste será el punto débil del fondeo y puede romper si se fuerza en exceso. Además de su correcto tamaño y calibre, deberá apretarse bien y asegurar su cierre con algún sistema eficaz. Un alambre de acero inoxidable o galvanizado, bien sujeto por el ojo del pasador y afirmado al mismo grillete evitará que se pueda desenroscar y podamos perder todo el fondeo. También existen grilletes cuyo pasador debe enroscarse con un destornillador y así asegurar que no se desenrosquen.

El quitavueltas

Instalado entre el ancla y el grillete de la cadena, ha de ser de buena dimensión y calidad, es una pieza clave de nuestro fondeo, sobre todo si el barco que hemos alquilado tiene más de 35 pies. Normalmente los quitavueltas suelen estar calculados con una carga de rotura real para acoplarlos a una determinada cadena y a un determinado tonelaje del barco. Su función es la de evitar que la cadena “coja vueltas” y dificulte el buen agarre del ancla.

Finalmente unos consejos prácticos si no estamos muy acostumbrados a fondear:

  1. La longitud de la cadena debe tener un mínimo de 5 veces la eslora del barco.
  1. El cabo de fondeo será preferiblemente de poliamida, por su resistencia a la rotura y a la fricción y también porque posee una gran elasticidad actuando de amortiguador. (Un cabo de poliamida puede llegar a estirarse más de un 20% de su longitud).
  1. Tener en cuenta la profundidad así como la fuerza del viento para determinar la longitud de la línea de fondeo.
    • Mínimo de 3 veces la profundidad hasta fuerza 3
    • Mínimo de 5 veces la profundidad hasta fuerza 6
    • Mínimo de 7 veces la profundidad hasta fuerza 9. A partir de fuerza 5/6 no es aconsejable estar fondeado, es mejor aguantar el temporal en mar abierto.

 Sergi Alós

Para

TopSailingCharter