Home > Información Práctica para Navegar > La tripulación en la goleta
gulet-crew

La tripulación en la goleta

 

Un conjunto de personas perfectamente jerarquizado y ordenado para realizar maniobras efectivas y un excelente servicio en la embarcación. Cada miembro de la tripulación en la goleta de alquiler conoce bien cuáles son sus funciones, para evitar confusiones que pongan en riesgo la travesía y para garantizarle unas fantásticas vacaciones disfrutando del mar y paraísos costeros a lo largo de todo el globo.

 

El papel de la tripulación en un barco de alquiler varía en función del servicio contratado. En el caso de alquiler de una goleta, cuando la contratación la hace un grupo de menos de seis personas, incluye siempre, junto con el patrón, un cocinero que se encarga al detalle de la preparación de suculentos desayunos, almuerzos y cenas. Además, la tripulación también cuenta con un marinero que ayuda al patrón en las maniobras de la embarcación directamente. Si el grupo es de más de seis personas, la contratación del barco de alquiler incluiría además una limpiadora para mantener el estado óptimo de limpieza e higiene durante todo el itinerario.

 

La ventaja del alquiler de una goleta frente a un catamarán o velero es el hecho de que las tripulaciones en el caso de estas son fijas, lo que facilita el entendimiento entre los miembros de la tripulación, el desarrollo de su papel en la embarcación y por lo tanto en la calidad del servicio. De este modo, y para que todo vaya con la mayor fluidez posible, es importante también conocer cuál ha de ser nuestro papel también como parte integrante de la tripulación en la goleta de alquiler de forma que nos garanticemos las vacaciones de ensueño que siempre soñamos.

 

El placer de navegar en una goleta de alquiler es a todos los niveles una experiencia que no tiene comparación con casi ninguna otra actividad posible. Es el deleite de acompasarse con el movimiento de las olas y las mareas y el empuje de los vientos mientras nos alineamos con las costas de los mares que nos atrevimos a surcar. Es el momento de disfrutar del silencio de alta mar roto por el chapoteo del agua en el casco con completa serenidad y una mente contemplativa suspendida en el horizonte de una balsa de agua que no parece encontrar límite.

 

Para la materialización de este sueño basta con alquilar una goleta, yate, catamarán o velero. Esta opción no es sólo para aquellos que dispongan de licencia como patrón de embarcaciones, sino que las empresas de alquiler de barcos la brindan para todos los que deseen disfrutar del mar, el viento y los beneficios de navegar a lo largo de las costas del planeta tierra. Por este motivo el patrón suele incluirse en este tipo de contratación de servicios, de forma que su barco de alquiler estará patroneado por un profesional de la región que conoce previamente los detalles de la geografía costera.

 Raquel Valdueza

Para

TopSailingCharter