enesfrru
Home > Información Práctica para Navegar > Maniobras en puerto, asignatura pendiente
docking

Maniobras en puerto, asignatura pendiente

 

Una de las asignaturas para los patrones de barcos nóveles es el momento de las maniobras a realizar en el puerto: atracar o desatracar puede convertirse en una ardua tarea. Pero también lo es para aquellos con experiencia en la navegación, de hecho es la temática más abordada en las escuelas de vela. Atracar el barco puede ser una de las maniobras más difíciles a la hora de gobernar una embarcación, por eso mismo la mayoría de las empresas de barcos de alquiler proponen patrón a bordo. Atracar y desatracar el barco de alquiler es tema delicado pues supone muy buen cálculo y ajuste de la embarcación para alinear en el espacio seleccionado.

Hemos consultado a patrones experimentados y la mayoría opinan que conviene tener en cuenta una serie de factores. Mencionamos aquí algunos de ellos:

– Planifique. Si se prepara con antelación se sentirá con mayor seguridad y aplomo. Que no le falte de nada en el momento de tener que gobernar la embarcación en un espacio pequeño o a la hora de hacer una ciaboga.

– Viento. Fíjese en la dirección del viento por las banderolas del muelle y las banderillas en el extremo de los mástiles. También preste atención por qué cara del barco le dará en el momento del atraque el viento. Los barcos con carena son menos afectados por el viento pero más por la corriente; aquellos con poca carena sucede al contrario.

– Decisión: Hemos de decidir cuáles serán las maniobras a tomar. La configuración de cada puerto, el estado del mar, la dirección y fuerza del viento son los factores que nos harán tomar una decisión. Podemos imaginar mentalmente cuáles serán las maniobras que realizaremos pensando de antemano en si serán de proa o de popa.

– Equipo: Para el atraque o salida, siempre hemos de organizar muy bien a todos los tripulantes en el barco de alquiler para facilitar las maniobras dando a cada cual una misión específica que cumplir.

– Calma: Mantener la serenidad en todo momento y ante cualquier situación, será la clave para controlar cualquier situación o contrariedad. Si ponemos nerviosos a la tripulación, estaremos poniendo en riesgo la maniobra y puede que perdamos el control de la embarcación.

 

Maniobras comunes:

En los espacios reducidos la proa suele ser más maleable por las corrientes y el viento debido a que pesa menos que la popa. Una embarcación a motor saldrá con más facilidad con el viento en proa. Si la embarcación es de vela en la salida hemos de tomar rumbo portante o al menos, viento de través orientando el barco en el último momento de forma que quede lo más frenado posible.

Las ciabogas son las maniobras que consisten en hacer virar el barco en redondo en el menor espacio que nos sea posible. Se suele hacer uso de la misma para hacer llegar la embarcación al muelle en un paso estrecho entre embarcaciones.

En cualquier caso, para las maniobras en puerto siempre se requiere de la ayuda de un patrón experto en el manejo de la embarcación que llevemos. Por tal motivo los barcos de alquiler proponen siempre a alguno para que nos acompañe en la travesía.

Raquel Valdueza

Para

TopSailingCharter