enesfrru
Home > Viajes en Barco > Vacaciones en catamarán con niños
Alquilar catamarán con niños

Vacaciones en catamarán con niños

 

Recuerdo la primera vez que subí a un catamarán a mi hijo. No debía de tener más de 7 años,  yo había alquilado un precioso catamarán para pasar la mañana y parte de la tarde. Él apenas si podía auparse por sí mismo por encima del patín y una vez arriba casi no se movió del lateral de la lona agarrado a los cabos trenzados con fuerza cuando empezamos a movernos por encima de las olas. Al principio parecía como petrificado, entre fascinado y aterrado por la idea de poder moverse tan ligero y rápido por encima del mar. Pero al poco me sorprendió que el frescor del viento en la cara y el salpicar de las olas le hacía romper en carcajadas. La experiencia de alquilar un catamarán en alta mar fue estupenda e hizo que nuestras vacaciones fuesen inolvidables.

 

En otra ocasión decidimos montar a toda la familia en un catamarán de mayor envergadura para pasar siete días en el mar niños y adultos. Algo mucho menos deportivo y emocionante pero con la ventaja de poder sentarse tranquilamente en camarotes mientras los pequeños tienen donde jugar. El gran espacio interior del catamarán permite a los niños pintar o jugar a juegos de mesa con toda la comodidad posible mientras que la cubierta es tan ancha y segura que pueden bailar, juguetear o descansar bajo el sol.  Realizamos una hermosa travesía a lo largo de la costa griega. Con el catamarán de alquiler fue muy fácil fondear frente a islas preciosas mientras enseñábamos a los niños una perspectiva diferente de la playa y el mar. Para ellos era como tener una piscina gigante rodeando la casa desde donde los más pequeños saltaban con chalecos salvavidas para darse un chapuzón con nosotros.  Además, íbamos de paseo con Stand Up Paddles para ver las calas o las islas griegas de más cerca. El SUP permite alejarse del catamarán para acercarse a la tierra haciendo deporte con toda la seguridad del mundo. Por último, de vez en cuando los niños se despertaban temprano para pescar. Cogían sus cañas de pescar y empezaban a pescar desde el catamarán mismo.  De este modo, hemos podido preparar comidas típicas del mar con pescado fresco que tenía muchísimo sabor.

 

Navegar en catamarán con niños  Catamarán de alquiler con niños

 

Pasó el tiempo y seguimos alquilando un catamarán en nuestras vacaciones compartiéndolo como una tradición. Con tan solo 12 años, mi hijo ya distingue entre babor, estribor, proa y popa, las partes de la embarcación y a cómo ajustarse el chaleco sólo. Conoce todo el protocolo de navegación y a distinguir los vientos y las corrientes. Aprendió a disfrutar del manejo de los cabos, a esquivar el paso de la botavara, a izar la vela mayor y a acortar la vela de foque. De las ocasiones más memorables fue cuando alquilamos un catamarán en la costa sur mediterránea y el viento de poniente era lo suficientemente fuerte como para levantar un patín sobre el agua. Le enseñé a colocarse el arnés y a colgarse por la borda para hacer de contrapeso y resultó una experiencia magnífica. Con tan sólo verle disfrutar del salpicar del agua y el cortar del viento me contagiaba de su vívido entusiasmo y disfrute. Esa tarde creo que realmente se enamoró del mar, del navegar, de la sinergia con el agua y el viento.

 

Desde la primera vez que se montaran en un catamarán de alquiler hasta hoy, he visto cómo los niños ganan destreza, habilidad y agudeza, mientras que fortalecen el cuerpo y la mente y sobretodo que viven con entusiasmo la experiencia. Además crean vinculación con el mar y el deporte, un valor tan apreciado como escaso hoy día cuando prefieren las consolas y los ordenadores. Las mejores vacaciones disfrutadas sobre dos patines y una lona tensa se sirve de algo tan fácil como es alquilar un catamarán para comenzar unas vacaciones inolvidables con los niños.

 

Raquel Valdueza

Para

TopSailingCharter